Sensual manera de enseñar primeros auxilios causa polémica