Se queda con el canto

El cantante vallenato Peter Manjarrés, quien tuvo una participación especial en el capítulo de estreno de Sala de Urgencias 2, confiesa que durante las grabaciones entendió el trabajo arduo que realizan los actores. “Hizo mucho frío esa noche, llovió muy duro en Bogotá y estaba dos grados bajo cero donde tenía que acostarme en la tarima un rato haciéndome el que se quedaba inconsciente y ahí me di cuenta de lo que tienen que hacer los actores. No se me olvida ese frío, nunca en mi vida había sentido tanto frío como ese día”, relata entre risas. Frente al accidente ficticio que sufrió en la escena de la serie, en la que durante el concierto se amputaba un dedo con un dron, aseguró que también le dejó una gran enseñanza. “Sentirme víctima de este accidente deja claro que tenemos que cuidarnos mucho, debemos manejar muy bien el estado de ánimo en el escenario, manejar las emociones para que no ocurra esto en la vida real”. Sin embargo, el artista afirma que, aunque fue feliz grabando, prefiere seguir apareciendo como Peter Manjarrés, “para actuar ya en otro papel, para eso están los actores que estudian. Yo me quedo con el canto”, señala alegremente.