¿Sabías que el teclado alberga 200 veces más bacterias que un inodoro?

Pareciera inofensivo pero, deberías tener más cuidado…