Quiere ser tonta como la Barbie y se somete a tratamiento

Blondie Bennett es una mujer norteamericana de 38 años que tiene como máxima aspiración en la vida convertirse en una Barbie de carne y hueso. Pero va más allá porque no solo quiere tener la misma cara y el mismo cuerpo que la muñeca, sino también su cerebro.

Sí. Para Bennett no fue suficiente someterse a un costoso tratamiento de bronceado con aerosol, ponerse botox en los labios y aumentarse los senos porque ahora quiere reducir su capacidad mental mediante sesiones de hipnoterapia

La «Barbie» aseguró que está feliz con los resultados de su terapia ‘anti inteligencia’. «Hace poco tuve que ir a recoger a un amigo al aeropuerto y olvidé si tenía que ir a la salida o a la llegada», contó.

«Ya he ido a 20 sesiones de hipnoterapia y he empezado a sentirme confundida y como una tonta todo el tiempo», ha confesado la califoriniana.

«Lo único que quiero es ser una Barbie total. Realmente quiero no tener cerebro», agregó Blondie Bennett que ya ha gastado unos 40.000 dólares en operaciones para transformarse.