Quejarse es malo para la salud y la ciencia lo comprueba

Sigue estos consejos para que no se afecte tu salud.