Que Vaina – El Mono Zabaleta y Juancho De La Espriella

Me ha tocado inventar más de un millón de formulas
Intentado resolver el problema de olvidarte
Intentando detener esas ganas de llamarte otra vez
Pero que vaina, por más que lo intento, sigo siendo esclavo de lo dulce de tu cuerpo
Pero que vaina, no dejo de extrañarte, no dejo de pensarte ni durmiendo ni despierto
Y hasta cuando señor voy a querer esa mujer que no me quiere
Me ve muriendo y ni por eso se conduele, y me condena el amor de otras mujeres
Y hasta cuando señor voy a vivir con esta pena que me mata
Porque no tocas el amor de esa muchacha, dile al oído que yo soy su gran amor
Que como yo la quiero no la quiere nadie, dile que aquí en la tierra mi amor es el más grande
Que como yo la amo no la ama nadie, ayúdame señor que no voy a fallarte
Dile que intente vivir sin ella y borrarla de mi amor
Pero que vaina, por más que lo quiera no puedo escapar de la ternura de tus besos
Pero que vaina, por más que lo intento, sigues siendo tú la dueña de mis sueños

Me ha tocado renunciar en mi vida a otros amores
Y he querido hacer contigo lo mismo y no he podido
Intente marcharme lejos y pagarte con olvido también
Pero que vaina, por más que lo intento sigo enamorado de lo dulce de tus besos
Pero que vaina, no puedo hacer nada sigo siendo el hombre que se muere por tus besos
Y hasta cuando señor voy a querer esa mujer que no me quiere
Me ve muriendo y ni por eso se conduele, y me condena el amor de otras mujeres
Pero que vaina, por más que lo intento sigo siendo esclavo de lo dulce de tu cuerpo
Pero que vaina no dejo de extrañarte, no dejo de pensarte ni durmiendo ni despierto

Que vaina, no dejo de extrañarte no dejo de pensarte, como te olvido mi amor
Pero que vaina no dejo de extrañarte, no dejo de pensarte ni durmiendo ni despierto

Pero que vaina, no dejo de extrañarte no dejo de pensarte ni durmiendo ni despierto
Pero que vaina hayyy, no dejo de pensarte ni durmiendo ni despierto