Por chistosa, una ola se la tragó