Nueva York se paralizó por broma de un taxista