Karen White, antes Stephen Wood, es acusado en una cárcel de mujeres de Reino Unido de haber abusado sexualmente de varias reclusas, aprovechando su cercanía con ellas.

White se encontraba bajo detención preventiva por haber cometido tres violaciones como hombre. En la cárcel ya había cumplido una pena de año y medio por conducta obscena contra un menor.

A pesar de sus antecedentes y de conservar sus genitales masculinos, Karen White, de 52 años de edad, fue enviado a una cárcel para mujeres luego que se definiera como transgénero. 

Pasaron uno días y White, quien viste como mujer y se maquilla, empezó a aprovechar la cercanía con las reclusas para acosarlas sexualmente, exhibir sus genitales masculinos y hacer comentarios salidos de tono.

Inmediatamente este hecho generó polémica en Reino Unido por el encarcelar en un mismo espacio a las reclusas con mujeres transgénero condenadas por abusos cuando eran hombres. 

“Encerrar a violadores en cárceles de mujeres, entre reclusas vulnerables que incluyen víctimas de violación es como poner al zorro en el gallinero“, escribió el columnista Janice Turner en The Times.

En su defensa la mujer transgénero desmintió todo, argumentando sufrir de disfunción eréctil; además, afirmó no tener deseo por las mujeres.

A través de una investigación, la BBC estableció que “los 125 presos transgénero en cárceles británicas, 60 son criminales sexuales“.

Ante la polémica generada por el caso de Karen White, el Ministerio de Justicia de ese país ofreció disculpas por no haber revisado en detalle su historial criminal. 

“Aunque velamos por manejar con tacto y de acuerdo a la ley a todos los prisioneros, incluyendo los transgénero, tenemos claro que la seguridad de todos los presos debe ser nuestra absoluta prioridad”, dijo un portavoz del servicio carcelario a la BBC.

Fuente Sistema Integrado Digital

RELATED POST