Un vigilante pilló y echó al agua a varios ladrones que intentaban robar una bodega llena de ropa cerca al Gran San por los lados de la carrera décima con la calle 11 de la capital del país.

Según el reporte oficial, varios sujetos ingresaron al negocio como falsos clientes, pero en un abrir y cerrar de ojos se escondieron para salir en las horas de la madrugada de este lunes, luego que los dueños y administradores de los locales cerraran y se marcharan a sus casas.

Al parecer uno de los ”choros, no aguantó y estornudó muy duro por el frio que hacía a esa hora, situación que alertó a uno de los celadores, el cual dio aviso a la autoridad competente para que llegaran y les echarán mano a los delincuentes.

Por:

La Cariñosa

RELATED POST