Después de que la virgen María se quedara sin cabeza y que el niño Jesús fuera robadoSan José fue ‘decapitado’. Este extraño hecho se registró en las instalaciones de una iglesia ubicada en la localidad de Ipswich en Inglaterra.

Tras la arremetida que recibió el pesebre de una iglesia la semana pasada, su reverendo decidió colocar cámaras en los alrededores del recinto religioso para vigilar las figuras que recrean el nacimiento de Jesús.

Y como era de esperar, una vez más, las imágenes que representan la venida del hijo de Dios, fueron atacadas, pero esta vez la ‘víctima’ fue San José.

En los videos de seguridad se ve cuando un hombre se acerca a la imagen de tamaño real y le arranca la cabeza de un solo halón y sale corriendo del lugar con ella en sus manos. La policía se encuentra investigando el caso, según detallan los medios locales.

Por su parte, el encargado de la iglesia les ha pedido a los vándalos que dejen de atacar la decoración navideña de dicho lugar.  “La iglesia está aquí para ser un bastión de luz en el mundo. Todos estamos aquí por la gracia de Dios. Ya he perdonado a los que hicieron esto, aunque es una molestia estrepitosa”, manifestó el religioso.

La escena de la natividad fue puesta por primera vez en dicho templo el año pasado, y en vista de que los habitantes de la zona manifestaron gustarles, el reverendo decidió hacer lo propio este año. “Cuando lo estábamos construyendo, la gente se detenía y tomaban fotos y selfies porque lo admiraban. Pero a los pocos días, se robaron al niño Jesús y luego María perdió la cabeza. Esto es una vergüenza y aún no sabemos quiénes son los responsables”.

RELATED POST