Todo por plata.

Un hombre en China decidió fingir su propia muerte para que así su familia pudiera cobrar una indemnización, pero en pleno funeral, por culpa del fuerte calor que azota a ese país, “revivió” dejando asombrados a los más de 300 curiosos que estaban en ese momento.

El vendedor fingió haber muerto por culpa de los golpes de los guardias.

Fue tanto el calor, que el “muerto” se levantó diciendo: “Hace demasiado calor, no aguanto más”

RELATED POST