Mucho se habla por parte de los especialistas de las bellezas que se pueden ver al visitar cualquier parte del ‘mundo marino’. Sin embargo, no todos estos periplos a la conquista de la naturaleza resultan ser tan amigables.

Así quedó en evidencia cuando un tiburón estuvo a punto de morder a un alumno de buceo. Fue gracias a la intervención de su profesor que logró salir ileso.

Eli Martínez, el instructor de buceo, impidió rápidamente que un tiburón tigre mordiera por la espalda a uno de sus alumnos.

Fue una hembra llamada Hook la que se dirigió directamente hacia el inexperto buceador que estuvo cerca de ser atacado.

El profesor reaccionó con prisa para tomar al animal por la nariz cuando acechaba la pierna del aprendiz de buceador.

Este hecho se ha convertido en una nueva alertar a otros submarinistas sobre algunos de los peligros que pueden afrontar bajo el agua.

Fuente Sistema Integrado Digital

RELATED POST