No paran los ataques de sicarios en el municipio de Girardot en Cundinamarca, al conocerse en las últimas horas de un nuevo caso contra un parroquiano.

La nueva víctima de los pistoleros fue Diego Andrés Ballén Carranza, quien resultó sorprendido por un criminal, el cual se le acercó suavecito, para luego descargarle el tambor de un revolver.

A Diego Andrés lo alcanzaron a llevar a un centro asistencial del puerto fluvial en donde lamentablemente perdió sus signos vitales, mientras agentes del orden tratan de dar con la identidad y el escondite del homicida.

Por:

La Cariñosa

RELATED POST