Un desplazado por la violencia en el país y quien había llegado a Bogotá huyéndole a la muerte por las amenazas que pesaban en su contra, se desapareció como por arte de magia.

Parientes de John Edward Martínez de 24 años de edad le contaron a la policía que el ser querido que se ganaba la vida como plomero salió en los últimos días a tapar las goteras de una casa y desde ahí no se supo más de él.

La esposa y el hijo de John Edward afirman que encontraron el maletín con las herramientas del fontanero pero del paradero del él nada y por eso creen que quienes lo acosaban, pudieron hacer efectivas las amenazas.

RELATED POST