Hoy se conmemoran 20 años de la tragedia de Machuca en (Antioquia), considerada como una de las masacres más salvajes cometida por el ELN. El presidente de la República, Iván Duque, estará en este corregimiento para liderar los actos en los que se rendirá un homenaje a las decenas de personas que fallecieron.

El evento iniciará con una ofrenda foral en el cementerio de Machuca donde están enterradas la mayoría de las víctimas. Después, habrá un minuto de silencio.

El mandatario estará acompañado por el director encargado de la Unidad para la Atención de las Víctimas, Ramón Rodríguez, el Alto Comisionado para la Paz, Miguel Ceballos, el alcalde de Segovia, Gustavo Tobón, y familiares de las personas que murieron.

Como un “apocalipsis bíblico” recuerdan los sobrevivientes del 18 de octubre de 1998 en esa población ubicada a tres horas por una trocha desde el municipio de Segovia.

Ese camino era precisamente el atractivo para la guerrilla del ELN que ante la baja presencia de la fuerza pública, pudo explotar el oleoducto que pasaba cerca a esa población. Esta situación ocasionó un incendio sin precedentes que arrasó a su paso con las casas de madera y sus inquilinos, quienes a esa hora dormían sin imaginarse lo que ocurría.

Las llamas parecerían que navegaban en el vecino río Popuné que en cuestión de minutos acabaron con el caserío y cobraron la vida de 84 personas, en su mayoría afrodescendientes, debido a que es un territorio poblado por comunidades palenqueras que migraron desde el Urabá.

Entre las víctimas mortales quedaron los siete familiares entre hijos, hermanos y tíos de doña Cecilia, una de las sobrevivientes.

Ella tiene en sus brazos y cuello las cicatrices de las graves quemaduras que le dejó esta tragedia, que no se compara con el dolor por los seres queridos que perdió hace 20 años mientras dormían.

“Nosotros estábamos durmiendo cuando sucedió eso. Estábamos dormidos cuando sentimos de una vez la candela adentro, las llamas. Y todos nos abrimos a correr. Estábamos mis tres hijos, mi esposo y muchos de los familiares míos que se quemaron. La única que quedó viva de la familia soy yo”, relata doña Cecilia.

Después de decenas de promesas incumplidas el Gobierno entregó unas pequeñas casas de material a los sobrevivientes del incendio. Sin embargo, las estructuras hoy tienen amplias grietas y filtraciones de humedades por el deterioro.

Doña Doris tenía 40 años ese día cuando perdió a toda su familia. Por eso reclama al Gobierno y a Ecopetrol que se acuerden de ellos, pues fueron los que pasaron ese oleoducto cerca del caserío y no lo protegieron del atentado.

“Al Gobierno y a Ecopetrol que nos reparen y se acuerden que ellos fueron los que pasaron este tubo por aquí”, precisó la mujer.

Los pobladores de Machuca dicen que conmemorarán dos décadas de olvido porque después de esas casas, el Estado no se ha acordado de ellos.

El líder comunitario Cristián Campaña, denunció que esta es la hora que aún no tienen ni siquiera un centro de salud y sólo está pavimentada la calle principal por donde pasan los buses de Segovia a Zaragoza.

Los reclamos de los pobladores no se alejan de la realidad porque hoy la Unidad de Víctima reconoce que no se han dado indemnizaciones o reparaciones colectivas. Sin embargo, asegura esa entidad que ya se adelanta la caracterización e identificación de la población víctima para que sea sujeto de atención.

Y es precisamente lo que anhelan después de tanto olvido, doña Cecilia y las decenas de sobrevivientes pues uno de ellos se murió a la espera de la reparación.

En el acto conmemorativo con el presidente Duque, los sobrevivientes reclamarán al Estado por el abandono en estos 20 años y exigirán una pronta reparación.

Fuente Sistema Integrado de Información

RELATED POST