Las tres estudiantes de un colegio público de Bucaramanga con edades entre 11 y 13 años de edad ingresaron a la Clínica Chicamocha con síntomas de intoxicación después de haber asumido el ‘reto del acetaminofén’, el cual consiste en ingerir 30 tabletas del medicamento.

De las tres alumnas, dos se tomaron las treinta pastillas de acetaminofén, mientras que la tercera afectada alcanzó a ingerir solo 10 pastas.

Francisco Silva, director médico de la Clínica Chicamocha en Bucaramanga, aseguró que las menores de edad llegaron al centro asistencial con una intoxicación severa puesto que cuadruplicaron los miligramos permitidos para una persona.

“Fueron 375 miligramos por kilogramo de pesos, cuando la dosis normal que una persona debe tomar está entre 50 y 60 miligramos por kilo, entonces imagínese la cantidad. Este medicamento es hepatotóxicos y dosis tan altas pueden desencadenar insuficiencia hepática fulminante, conducir a la muerte o al trasplante hepático”, aseguró el médico.

Afirmó que debido a la complejidad del caso, una de las estudiantes permaneció en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) y se le practicó lavados gástricos para seguir con los tratamientos médicos.

“Permanecieron hospitalizadas con monitoreo estricto, haciéndoles pruebas de función hepáticas, renales. Las dos niñas que tomaron las 30 pastillas fueron remitidas a una institución psiquiátrica porque presentaron conductas suicidas, manifestaron que querían morirse y la ley es estricta en eso”puntualizó.

Sobre este hecho, la Secretaría de Educación Municipal informó que está a la espera del informe detallado de parte de la rectora de la institución académica, donde las tres menores ingirieron las 30 pastillas de acetaminofén que les ocasionó serios problemas de salud.

Fuente Sistema Integrado de Información

RELATED POST