Hace cerca de cuatro años y medio fue asesinada Luisa Fernanda Ovalle Chávez, una porrista de Millonarios que fue ultimada por un hombre encapuchado que salió corriendo del parque Los Ángeles del sector de Castilla de la localidad de Kennedy.

Según la tesis del ente investigador, por robarle unos equipos celulares, en hechos ocurridos el 30 de noviembre de 2013. Las pesquisas de la fiscal 40, Alejandra Castaño, ante el Juez 59 de Garantías de Bogotá señalan como responsable del crimen a Hugo Alejandro Zabaleta Sossa quien le intentó arrebatar seis teléfonos móviles y al oponerse, la joven universitaria recibió seis heridas mortales en su pecho, y posteriormente falleció en la Clínica de Occidente.

De acuerdo con la fiscal del caso, el testigo estrella observó cómo el imputado le propinó una herida a la altura del tórax a la porrista de Millonarios, quien habría salido de un bar a orinar en el caño del sector.

“Escuchó los gritos de auxilio de Luisa Fernanda Ovalle Chávez. Observó la forma en la que forcejeaban con el procesado quien la tomó de los brazos para luego lanzarla al suelo para agredirlo con un cuchillo que sacó de la pretina del pantalón”, narró la representante del ente investigador.

Luego de la exposición de la fiscal, el juez interrogó al presunto asesino que si aceptaba el delito de homicidio agravado  a lo que Zabaleta Sossa respondió “no acepto los cargos”. La Fiscalía pidió que el hombre sea enviado a la cárcel por la peligrosidad que representa para la sociedad.

A su turno, el abogado  Yeison Orlando Pava, defensor de Zabaleta Sossa, pidió que se declare ilegal la captura que se registró en plena vía pública (Carrera 13 con calle 26), luego de haber sido contactado a través de su celular por una mujer para que le hiciera un tatuaje, lo que para él es un engaño y violatorio de los derechos humanos.

Zabaleta fue detenido este jueves al medio día, por uniformados de la Policía Nacional en cumplimiento de una orden de captura  emitida por un juez de Bogotá.Según el reporte de la captura llevaba una navaja negra con las letras LM.

Sin embargo, el abogado defensor durante la audiencia judicial desestimó los testigos presentados por la Fiscalía argumentando que no había luces en el lugar de los hechos para asegurar que se ta ataba de su cliente.

Fuente Sistema Integrado de Información

RELATED POST