El pasado 13 de julio, Angie* una joven de 17 años fue abordada en la calle 161 con carrera 8C en la localidad de San Cristóbal Norte, Bogotá, por su expareja sentimental. Después de agredirla verbalmente por haber terminado la relación sentimental, le propinó varias puñaladas que terminaron inmediatamente con su vida.

El agresor salió del lugar mientras el silencio cómplice de los presentes se convertía en un llamado de auxilio para que llegara una ambulancia. La joven, quien le había manifestado a sus padres y amigos más cercanos que su exnovio la venía acosando después de finalizar la relación, se convirtió en una nueva víctima de feminicidio en el país.

Una cifra, que nutre las estadísticas que llevan las autoridades, y que en los primeros meses del 2018 va en aumento. Casos como el de Angie* se presentan todos los días, a toda hora, en cada uno de los 32 departamentos de Colombia. La violencia contra la mujer no discrimina orientación sexual, edad, estrato socio cultural, religión ni profesión.

La abogada Cristina Rosero, experta en temas de violencia contra la mujer, explica que el feminicidio en Colombia se ha convertido en el pan de cada día. Gracias a diferentes campañas se ha logrado visualizar más la complejidad del tema que ha estado presente en la historia del país desde sus inicios, y por ahora, no parece tener ningún tipo de final.

El feminicidio –detalla- es la violencia física que se ejerce contra la mujer por su condición, identidad de género y orientación sexual. La mayoría de los feminicidios que se registran en Colombia son cometidos por personas cercanas a las víctimas y tienen como gravedad el silencio cómplice de la sociedad y la inoperancia de la justicia.

Solamente en el departamento de Risaralda –según cifras oficiales- se presentó un incremento del 500% en los casos de agresión contra la mujer en el año 2018frente al mismo periodo del año anterior. Situación que llevó a las autoridades locales a tomar cartas en el asunto para revisar una situación que a todas luces parece desbordada y sin una solución a corto plazo.

El Instituto de Medicina Legal reportó que en los primeros seis meses de 2018 se presentaron 10.328 casos de violencia contra la mujer, un promedio de 57 casos diarios. Estos son los casos que se conocen porque se presentó una denuncia o porque las autoridades recibieron una alerta por parte de la comunidad.

Existen muchos, indica el director de Medicina Legal, Carlos Eduardo Valdés, que no se conocen porque la víctima siente temor a denunciar o por miedo a una retaliación y una revictimización.

Reconociendo que existe una falla en la administración de la justicia que no siempre es efectiva y clara para sancionar este tipo de hechos. Debido a esto prefieren callar y continuar soportando los maltratos. “Muchas mujeres que habían sido agredidas y las habíamos estudiado en la parte clínica, luego llegaban como cadáveres producto de la agresión”, advirtió Valdés, citando uno de los fenómenos más tristes del feminicidio.

Lea la nota completa haciendo clic AQUÍ

Fuente Sistema Integrado Digital

RELATED POST