La española Juana Rivas, acusada de desaparecer con sus dos hijos para no entregarlos al padre, denunciado por maltrato, se enfrenta a cinco años de prisión, según pidió el Fiscal en el juicio que se celebró este miércoles.

Rivas, que permaneció el verano pasado un mes en paradero desconocido con sus dos hijos para no entregarlos al padre, un ciudadano italiano, declaró en el juicio que actuó convencida de que no le arrebatarían a los menores porque su expareja los “maltrataba”.

“Pensaba que como madre tenía que defenderlos (…) Soy madre y he venido escapando del maltrato, cómo los voy a entregar, era garante de mis hijos“, afirmó Rivas durante el juicio.

No obstante, el juez dejó claro que este proceso no es para juzgar un presunto caso de violencia de género, sino por sustracción de menores y desobediencia, ya que no entregó a los niños, entonces con 3 y 11 años, a su padre cuando le correspondía.

Juana Rivas vino a España con sus hijos en verano del año pasado para visitar a su familia en Granada (sur) y decidió no regresar a Carlofonte (Italia), donde hasta entonces residía la familia.

Ese verano, incumpliendo una orden judicial, desapareció con los menores para no entregarlos a su padre, Francesco Arcuri, que ahora pide cinco años de cárcel para ella, así como la pérdida de la patria potestad, así como 30.000 euros de indemnización.

Arcuri fue condenado en 2009 en España por lesionar a su mujer, quien lo denunció nuevamente por maltrato en julio de 2016 en Italia, denuncia pendiente de resolverse por la justicia de ese país, que sigue además otro procedimiento civil por la custodia de los niños. 

Fuente Sistema Integrado Digital

RELATED POST