ATENCIÓN… Increíble… Encadenados a la entrada del hospital Cardiovascular de Soacha permanecen los padres de un menor que requiere un tratamiento urgente para salvar su vida.

Según los progenitores del infante de tan solo 6 años, tras caer de una carreta, su hijo sufrió traumas de cráneo y abdominal, que lo mantienen en estado grave, por lo que es necesario que la EPS autorice las intervenciones.

Ante la demora del comité científico, los padres no tuvieron otra que amarrarse a las rejas del centro asistencial para que les paren bolas.

RELATED POST