EKhalil Shreateh era un hombre común y corriente, que trabajaba como programador de computadores. Un día norma, encontró una falla de seguridad en Facebook que permitía a sus usuarios publicar mensajes en los muros privados de personas que no los habían aceptado como amigos y de inmediato lo reportó a los encargados de la red social.

Esperó por varios días alguna respuesta de Facebook, y al se rechazada la advertencia por parte del equipo de seguridad, decidió contarle directamente a Mark Zuckerberg, su fundador, el grave error y en su propio muro al que pocos tiene acceso.

“Lamento tener que violar su privacidad y escribir en su muro, pero no tengo otra opción”, escribió Shreatehen el muro de Zuckerberg, como advertencia tras haber sido ignorado por su equipo de seguridad.

No pasó un minuto para que la cuenta de Facebook de EKhalil fuera suspendida y contactado por una persona del equipo de seguridad para pedirle todos los detalles de su acción.

El reporte lo hizo por medio del “Sombrero Blanco”, una página creada para que las personas encuentren errores y vulnerabilidades. Si el error es importante, lo pueden “premiar” con $500 dólares, pero según un integrante de la red social, a Shreateh no le pagarán nada por la forma en que actuó.

RELATED POST

Comments are closed.