En Estados Unidos, un policía colocó una insólita multa a un niño de tres años por orinar en el patio de su casa. Dillan, nombre del pequeño, se bajó los pantalones para hacer pis en el patio de su casa y un policía consideró que se trató una acción impúdica en público, castigada por las normas. “El policía se detuvo y me dijo, que me iba a imponer una multa por orinar en público“, contó la madre del niño, Ashley Warden.

La abuela del niño, Jennifer Warden, dijo que le solicitó al agente que reconsiderara la situación, pero su petición fue ignorada. “Le dije que tiene tres años y que es nuestro jardín, pero me respondió que no importa, porque se trata de orinar en público“.

La familia afectada intentó presentar una queja en el Departamento de Policía de Piamonte (Georgia), donde residen, pero esta fue rechazada. Cuando la familia hizo público el supuesto abuso, el caso obtuvo una resonancia abrumadora en la sociedad, que obligó a la Policía a disculparse.

El jefe del Departamento policial de Piamonte, Alex Oblein, visitó a la familia afectada, pidió disculpas por el agente Ken Qualls, que impuso la multa, y ofreció retirar los cargos, de acuerdo a lo que informaron los medios locales.

RELATED POST