Una mujer embarazada ha muerto después de que insertara tallos de perejil en su vagina en un intento fallido de inducir un aborto espontáneo.

El impactante incidente ocurrió en la capital argentina, Buenos Aires, y se produce días después de que el Senado argentino rechazara un proyecto de ley para despenalizar el aborto en el país. 

Los medios locales informan que la mujer de 24 años, identificada como Liz, había colocado tallos de perejil en su vagina con la esperanza de inducir un aborto.

La víctima, madre de dos niños, fue trasladada a la unidad de emergencia de un hospital donde los médicos intentaron salvarle la vida. La Dra. Ana Paula Fagioli, vocera de la Red de Profesionales de la Salud por el Derecho a Decidir aseguró a los medios locales que la mujer llegó con un cuadro de shock séptico, “Se le practicó una histerectomía de urgencia, en la que se le retiró el útero, que es el punto de infección. Pero este tipo de infecciones avanzan muy rápidamente y el cuadro era gravísimo. Ella tenía una rama de perejil en el útero”.

Los informes sugieren que la víctima había sido llevada al hospital por su madre y tenía miedo de denunciar el incidente, ya que podría haber sido encarcelada por tratar de inducir un aborto espontáneo.

Fagioli agregó: “Para aquellos que dicen que los abortos legales son costosos para el estado, digo que los costos en este caso fueron muy altos. Esto incluye la cirugía para extirpar el útero, la noche en una unidad de cuidados intensivos, la transferencia, la nueva hospitalización. Sabíamos que esto iba a suceder y este es el resultado de la desesperación de una mujer pobre que enfrenta esto sola”.

Los médicos informaron que la madre de la víctima cuidará de sus hijos.

Posteriormente, un grupo de mujeres que protestaron  fuera del hospital donde la víctima murió exigiendo la despenalización del aborto en el país.

Fuente Sistema Integrado Digital

RELATED POST