Una niña de 4 años murió el jueves después de que su madre la arrojara al río Hillsborough, según informó  la policía de Tampa, Estados Unidos.

Varios testigos aseguraron haber visto el incidente cerca de las 4:00 de la tarde en la orilla del río. Según lo relatado,  vieron a una mujer joven que ingresó al agua con una niña en sus brazos. Tras caminar hasta la mitad del mismo, arrojó a la menor abandonándola en medio de la fuerte corriente.  

Los medios locales informaron que dicha mujer y su hija fueron identificadas como Shakayla Denson, de 26 años, y Je’Hyrah Daniels, de 4 años.  

Los vecinos de la zona avisaron de inmediato a las autoridades, quienes asistieron acompañados por buzos para el rescate de la niña. Luego de media hora de búsqueda, los rescatistas localizaron a Je’Hyrah inconsciente. Minutos más tarde falleció.  

Algunas personas le notificaron a la policía, que habían visto a una mujer correr, por una avenida cerca del río, completamente mojada y vistiendo un sostén, pantalones negros y sin zapatos.  

Otro testigo que trabaja en una tienda cerca del lugar del crimen contó que fue extraña la actitud de Shakayla.  “Ella estaba allí, lavándose la cara. Estaba contando en voz alta, 19, 20, 21. Le pregunté si se encontraba bien, pero ella salió corriendo hacia la parte trasera del edificio, allí la mujer se subió al vehículo de un hombre que en ese momento descendía del él, huyendo del lugar”.

La sospechosa fue capturada en la noche de ese mismo día y enfrenta cargos por asesinato en primer grado, abuso gravado de menores y robo de vehículos. 

Indagando sobre el pasado de Denson, las autoridades dieron a conocer que hace unas semanas la acusada publicó por Facebook que su hija sufría de autismo. No obstante, y que luego de su arresto había  confesado a trabajadores de bienestar infantil que era difícil ser madre soltera de una pequeña con necesidades especiales.

Fuente Sistema Integrado Digital

RELATED POST