Una familia venezolana se vio en la penosa necesidad de cavar un hueco en el patio de su casa para enterrar a un familiar fallecido. El lamentable hecho se registró en el barrio Tres Reyes Magos, en la ciudad de Maracaibo, estado Zulia.

Ender Bracho, de 39 años de edad, falleció el pasado martes en horas de la mañana al presentar una fuerte infección que le ocasionó una septicemia, empeorado, además, por padecer un cuadro de desnutrición severa.

La familia de Bracho manifestó a los medios locales que, al no tener dinero para comer, menos tenían para costear los gastos fúnebres, que en Venezuela resultan ser muy costosos.

El periodista venezolano Lenin Danieri se acercó hasta la residencia de estas personas para realizar la denuncia de lo que allí ocurría, y a través de un video difundido en sus redes sociales mostraba el hueco en el que la madre del señor Ender pretendía sepultarlo.

RCN Radio conversó en exclusiva con Danieri, quien relató detalladamente lo que allí ocurría. “Este es un caso dantesco que evidencia la crisis que se vive en Venezuela, sobre todo en el sector de la salud. El señor Bracho visitó varios recintos hospitalarios en busca de ayuda, pero en ninguno lo quisieron atender por la falta de insumos y también por su grave estado”, señaló.

Según relató el comunicador, la madre del fallecido tenía un seguro funerario, pero cuando fue a solicitar los servicios para darle santa sepultura a su hijo, los representantes de la empresa le notificaron que, debido a la reconversión monetaria anunciada por el presidente Nicolás Maduro semanas atrás, los costos habían incrementado, y por no pagar la diferencia del adeudo, decidieron cancelar el contrato.

Según el medio marabino, Versión Final, la familia denunció que la funeraria les estaba cobrando 2.000 millones de bolívares para sepultarlo.

Danieri confirmó que el señor Ender murió en su casa, y tras el desespero de no tener los medios para llevarlo hasta un cementerio, la madre del difunto, la señora Gladys Hernández  de 70 años de edad, tomó la decisión de remover la tierra del patio de su hogar para enterrar a allí a su hijo.

Cuando llegué allí el olor podredumbre era muy fuerte. Ya tenía dos días de muerto. Mientras abrían la fosa, su cuerpo permanecía en una de las habitaciones cubierto por un mosquitero y rodeado de algunos ventiladores para despejar a las moscas. Sin embargo, ya el cuerpo estaba muy descompuesto y los insectos comenzaban a hacer su trabajo. La madre con dolor me aseguró que ella no podía permitir que el cuerpo de su hijo empeorara, y que por eso lo iba a enterrar en su casa”, reseñó el periodista.

El comunicador venezolano también nos comentó que los vecinos de esta familia estaban en contra de lo que iban a hacer, y hasta amenazaron con llamar a las autoridades. Sin embargo, la mamá del difunto manifestó no importarle que se la llevaran detenida.

Tras no recibir respuesta ante la denuncia hecha, los familiares de Bracho procedieron a sepultarlo envuelto en una sábana, pero justo en ese momento llegaron unos representantes de la Gobernación del Estado Zulia para atender el caso.

El cuerpo fue trasladado de inmediato a uno de los cementerios municipales.

Fuente Sistema Integrado Digital

RELATED POST