Una sorpresa se llevaron varios trabajadores y profesionales en el país al descubrir el monto del valor que debían pagar este año en su declaración de renta, que debe presentarse en fechas establecidas de acuerdo a sus dos últimos números del documento de identidad.

Se debe básicamente a que todos los beneficios que se podían restar el año pasado, es decir las deducciones y las exenciones, se vieron limitados en un máximo de un 40% para el 2018.

Antes una persona podía restar varios factores de su declaración, como por ejemplo el 25% del salario como factor prestacional, el 10% por familiares dependientes económicos, los pagos a su plan de medicina prepagada y los intereses pagados por créditos de vivienda, entre otros.

Ahora, quienes declaran se ven obligados a pagar por primera vez bajo la reforma tributaria de 2016, donde se establece el tope máximo del 40%, incrementando en una proporción muy alta el pago de impuestos aunque la estructura de ingresos sea muy similar a la de años previos.

El caso de un profesor en la ciudad de Bogotá llama la atención. “Mis ingresos de un año a otro variaron el IPC, el año pasado la declaración de renta fue por un costo de 200 mil pesos y este año pagué 3 millones 6 mil pesos” asegura el profesional.

Igualmente una psicóloga cuenta que “este año fue terrible porque anteriormente no había tenido que pagar, ya que tenía un saldo a favor, y este año la tarifa fue de 9 millones de pesos”.

Para un politólogo y rentista de capital, que antes pagaba 7 millones 800 mil pesos, este año sin que su patrimonio o rentas hayan crecido significativamente, el tributo aumentó a 21 millones de pesos.

“Es difícil crear empresa con estos impuestos porque no existe la posibilidad de ahorro. Nunca buscaré evadir impuestos pero me preocupa el momento en el que ya no logre pagarlos”, dice el trabajador.

También una abogada afirma que “durante muchos años el monto máximo que llegué a pagar fue de 600 mil pesos pero este año, con la nueva forma de liquidación pagué 8 millones de pesos”.

Además, la abogada agrega que ha pagado mucho más de este monto al sumar el valor con la retención en la fuente.

Opciones para bajar la tributación  

Puede considerar diferentes opciones que no excedan el 40% de deducciones, como las contribuciones para la medicina prepagada, los pagos para un crédito hipotecario, los ahorros en cuentas de ahorro o pensiones voluntarias y las personas a cargo.

Fuente RCN Radio

RELATED POST