Silvina Corzo es una ciudada argentina protagonista de esta historia.

La mujer fue estafada con las escrituras de su casa que había comprado con mucho esfuerzo para vivir con sus dos hijos, pero un banco de ese país decidió rematarla.

Como una historia de película, Claudio Del Valle, un hombre con un gran corazón, ofertó por 71 mil pesos argentinos (22 millones de pesos colombianos) y el banco se la adjudicó. Cuando Silvina parecía que tendría que dormir en la calle, el hombre se le acercóle dijo: “Quédese tranquila, yo compré esta casa para ustedes”.

La mujer dijo emocionada a un medio local: “Es un enviado de Dios. Nadie hace algo así hoy en día. Le voy a estar agradecida de por vida”.

“Me dijo que nos quedemos tranquilos, que podemos ir devolviéndole la plata de a poco, como podamos. Antes de irse a su ciudad, vino a mi casa a tomar mates y ver como estaba mi mamá, que se descompuso en el Colegio de Martilleros por la situación”, mencionó la mujer.

Y como si fueran pocos los milagro de la vida para Silvina, el pasado 2 de julio, un tren la embistió y le rompió ocho costillas, le perforó un pulmón pero sobrevivió para contar esta historia que demuestra que todavía existe gente con gran corazón.

Con información de diarioregistrado.com

RELATED POST

Comments are closed.