Un niño de apenas cinco meses fue raptado y desmembrado, en un acto de maldad que tiene consternada a la comunidad en zona rural del Río Arquía en Vigía del Fuerte, Urabá antioqueño.

Hasta ahora, son pocas las pistas que tienen las autoridades sobre los presuntos responsables del crimen. Una comisión de la Defensoría, Policía y Ejército, harán presencia en el lugar de los hechos.

Los habitantes del sector Isletas ubicado a cinco horas en lancha de la cabecera municipal, denunciaron el rapto del bebé y después de una intensa búsqueda hallaron parte del cuerpo del menor. En el macabro hecho se evidenció que el niño fue torturado y aún las autoridades no han encontrado su cabeza.

El Defensor Nacional del Pueblo, Carlos Alfonso Negreth,  repudió el crimen y aseguró que la maldad contra los niños debe ser perseguida y castigada con todo el peso de la justicia.

“¿Hasta dónde va a llegar la maldad de la ciudadanía, de la comunidad colombiana? No tenemos información si fue un grupo o si se trata de un tema pasional, pero, independientemente de quién sea, ¿cómo van asesinar a un bebé de esa manera?”, dijo Negret.

La madre del bebé, es una joven de 28 años, que tiene otro hijo de 8 años. Quedaron bajo protección de las autoridades, mientras se activa la ruta de atención para todo el grupo familiar y la comunidad afectada por este hecho.

El defensor del Pueblo de Chocó, Luis Murillo, dijo que acompañarán a la familia con presencia de las autoridades desde Vigía del Fuerte.

La muerte del menor ocurrió cerca a la zona de normalización de exguerrilleros de las Farc, donde también hay presencia del ELN y de bandas criminales, por lo que la Defensoría del Pueblo emitió una alerta temprana desde el pasado mes de febrero.

Sin embargo, la entidad aún no relaciona el homicidio del menor con actores ilegales del conflicto armado. La familia no había denunciado amenazas en su contra y el caso está en manos de la Fiscalía para capturar lo antes posible a los responsables.

Fuente Sistema Integrado de Información

RELATED POST