Un reprochable hecho se presentó en un colegio de Barranquilla donde un grupo de estudiantes agredió físicamente a un niño de nueve años, a quien le causaron delicadas lesiones que afectaron tanto su salud física como emocional.

La madre del menor, que pidió reserva de su identidad, denunció que su hijo, quien tiene nueve años y se encuentra cursando cuarto grado en el Nuevo Colegio Técnico El Santuario, fue fuertemente golpeado por unos estudiantes de otro curso.

Según el relato de la mujer, su hijo se encontraba jugando con un balón y, tras no prestarlo ni dejárselo quitar por los estudiantes, que tendrían entre 13 y 14 años, fue “correteado y golpeado por más de 10 estudiantes hasta el desmayo”.

Aseguró que su hijo presentó vómito con sangre y posteriormente se desmayó, por lo que decidió llevarlo de urgencia a una clínica de la ciudad donde recibió atención tras evidenciar distintas lesiones en su cabeza, rostro y cuerpo, por las que tuvo que permanecer algunos días bajo observación médica y recibir una incapacidad, tras ser dado de alta.

Sanción a estudiantes 

Las directivas del colegio anunciaron a medios de comunicación que ya emprendieron acciones correctivas a los estudiantes protagonistas de la agresión y que están a la espera del procedimiento, según lo indique el manual de convivencia de la institución educativa.

Las acciones tomadas hasta el momento por la institución consisten en suspensión de diez estudiantes, mientras se analizan los casos.

Sin embargo, la madre del niño agredido señala que aún hay cerca de cinco estudiantes que no han sido sancionados y, pese a su conducta, continúan asistiendo al colegio.

Temor en la víctima 

La mujer denunciante señala que aparte de los daños físicos provocados por estos niños a su hijo, también le provocaron un fuerte daño emocional. Asegura que el pequeño tiene temor de recuperarse y tener que volver a la institución donde se encontraría de nuevo con sus agresores y el resto de la comunidad educativa, de quien ahora también teme.

Agrega que esta no sería la primera vez que su hijo es agredido, pues en una oportunidad anterior también habría sido golpeado por unas compañeras.

Tras la reciente golpiza el menor de edad, según aseguran sus padres, presenta comportamientos de temor y depresión, por lo que les solicitaron a las directivas del colegio que se le permita finalizar su año escolar desde la casa. Mientras arranca el calendario de 2019 para cambiarlo de institución.

Los padres del niño llaman la atención a la institución y piden que se esclarezcan los hechos ya que cuestionan que durante el tiempo que duró la agresión no hubo presencia de docentes u omisión por parte de los mismos.

Secretaría de Educación rechaza el acto y acompaña el caso 

Los acudientes del menor agredido se dirigieron a la Secretaría de Educación de Barraquilla para dar a conocer el caso. Tras conocer la denuncia la entidad se puso frente a la situación y designó al equipo de convivencia escolar para realizar una visita al colegio donde se presentaron los hechos.

Este miércoles 15 de agosto el grupo de convivencia escolar de la Secretaría de Educación realizó una visita técnica al plantel educativo para esclarecer los hechos y hacer el debido acompañamiento a la institución para que tome las medidas correspondientes.

La secretaria de Educación de Barranquilla, Bibiana Rincón, dijo a RCN Radio que la víctima contará con el acompañamiento de profesionales “que corresponden a la atención por parte de un docente orientador de la institución educativa y un gestor clínico de la Secretaría de Educación, además de la remisión a sicología externa”.

De igual forma se les brindará acompañamiento psicológico a los estudiantes agresores “y posteriormente la Secretaría de Educación y la institución educativa realizarán seguimiento semanal para revisar los compromisos pactados con los menores y sus acudientes”.

La secretaria Rincón fue enfática en expresar el rechazo de la entidad ante este tipo de conductas dentro de los planteles educativos, al tiempo que hizo un llamado tanto a estudiantes como a la comunidad a denunciar cualquier tipo de agresión o amenaza que afecte la tranquilidad de los menores. “siempre estamos prestos a atender las solicitudes o quejas, para responder con prontitud”, expresó.

Fuente RCN Radio

RELATED POST