Una espeluznante escena se vivió en la ciudad Kandy, de Sri Lanka, donde un monje budista realizaba una protesta en contra de la matanza de animales.

En un momento, el religioso decidió llevar sus quejas a un extremo y se prendió fuego a sí mismo ante la atónita vista de los presentes.

El hombre se llama Bowatte Indaratane y, aunque sobrevivió, quedó con terribles en todo su cuerpo que ponen peligro su vida.

La imagen recorrió el mundo y se convirtió en una de las más vistas del día.

Fuente: Diarioveloz.com.ar

RELATED POST