Muchas personas aseguran ser tan impuntuales que llegaran tarde a su propio funeral. Sin embargo, una estudiante china se hizo sus propias exequias estando viva para “poder disfrutarlo”.

Zeng Jia, de 22 años, pagó una suma importante de dinero para su urna, la cual estuvo rodeada de flores.

La joven pagó a un fotógrafo y maquilladores para hacerla lucir “muerta”, mientras estuvo acostada en la urna con su muñeca favorita bajo sus brazos.

“Me llamó la atención que la gente pase tanto tiempo y dedique tanto esfuerzo a alguien que no puede apreciarlo”, aseguró la estudiante.

Zeng tuvo la idea de hacerse un funeral en vida, tras acudir al entierro de su abuelo. Invitó a familiares y amigos para que la acompañaran en su velorio.

“La experiencia de la muerte me hizo apreciar profundamente la vida”, dijo.

Después de escuchar durante una hora como los dolientes la elogiaban, rodeada de grullas hechas con la técnica de origami, se levantó para acompañar a los deudos.

RELATED POST