Menos de un año le costó a Hanna entrenar a su vaca, Fleur, quien ahora es capaz de saltar un obstáculo de casi 1 metro de alto.

Hanna tiene apenas 11 años y vive en la finca de su familia en Bélgica, donde mantienen decenas de vacas. Pero sin duda su preferida es Fleur, quien no solo solo deja que la pequeña la monte, sino que ya ha sido entrenada por la pequeña según BBC Mundo.

RELATED POST