Seguramente alguna vez te has preguntado qué hacen en los restaurantes de comida rápida antes de servirte la comida.

Hace un par de días apareció en redes sociales la foto en la que aparece un empleado de Taco Bell lamiendo los tacos que cualquiera de nosotros pudo haber comido.

La foto que ya es viral, obligó a la empresa que se encuentra en varios países a tomar medidas drásticas.

La compañía emitió un comunicado en el que asegura: “Cuando nos enteramos de la situación, inmediatamente contactamos al gerente del restaurante. Si bien creemos que se trata de una broma y que la comida no fue servida a los clientes, estamos conduciendo una investigación y se tomarán medidas en contra de los responsables”.

Este empleado cometió el peor error de su vida y tal vez en estos momentos estará buscando trabajo.

RELATED POST