Una multitud de padres se manifestaron este viernes a las puertas de una escuela pública en Nueva Delhi después de que una niña de siete años fuera presuntamente violada por un electricista en la institución, informó la policía.

El caso se produce después de otro escándalo de abusos sexuales en dos hogares para menores que provocó indignación.

Este último caso salió a la luz cuando la familia se dio cuenta de que la niña sangraba y presentó una demanda ante la policía el jueves.

“Se llevó a cabo un examen médico de la víctima. Los resultados mostraron indicaciones de agresión sexual“, dijo Madhur Verma, un portavoz de la policía de Nueva Delhi.

El electricista, de 37 años, fue detenido después de que la víctima lo identificara, añadió Verma.

Según la prensa local, el sospechoso, que fue contratado por la escuela hace un mes, metió a la niña en una sala aislada con tanques de agua en el momento en que ella se iba del colegio a su casa.

India tiene un sombrío registro de casos de violencia sexual. En 2016 se registraron unos 19.000 ataques contra menores, pero los activistas mantienen que en muchos casos no se notifica a la policía, debido al estigma social que implican los crímenes sexuales.

En enero murió una niña de ocho años tras ser secuestrada, drogada y violada en grupo durante días en la región de Jammu y Cachemira.

El caso llevó a que se aprobara la pena de muerte para los condenados por violar a chicas menores de 12 años.

Fuente AFP

RELATED POST