El funesto momento en que las autoridades de Jenness Beach en Rye, New Hampshire (Estados Unidos), intentan deshacerse de una ballena bebé muerta de unos dos mil kilos metiéndola en un contenedor de basura, quedó capturado por una cámara.  

El cadáver de la ballena llegó a la orilla de la playa en Rye, y las autoridades creen que el cetáceo probablemente murió después de enredarse con algunas mallas de pesca cerca de la costa. 

El mamífero de 16 pies fue retirado de la playa con un cargador frontal y llevado a un contenedor de basura en un estacionamiento cercano, pero cuando las cuadrillas fueron a dejar la ballena en el basurero, esta terminó cayendo sobre el concreto después de que calcularan mal su tamaño.  

Un video filmado por un transeúnte y que luego divulgó por las redes sociales, mostró el terrible momento que ocasionó fuertes críticas hacía los responsables de mover el cuerpo del animal.  

El jefe de la policía de Rye, Kevin Walsh, se disculpó por la dura experiencia y dijo que hubo falta de comunicación al tratar de eliminar el riesgo biológico lo más rápido posible.

“Fue un error que no debería haber sucedido y asumo toda la responsabilidad por eso. Deberíamos haber medido la longitud del animal para que quedara claro qué tamaño de contenedor necesitaríamos”, dijo a la cadena NBC .

Después del percance, la ballena permaneció en el concreto durante la noche hasta que llegó un contenedor más grande el día siguiente.

Fuente Sistema Integrado Digital

RELATED POST