Una verdadera emergencia se vivió en la cárcel Anayansy de Quibdó, en Chocó, donde once internos resultaron gravemente afectados tras una fiesta con consumo de aguardiente adulterado. Según el reporte oficial, dos internos murieron, cuatro perdieron la vista y 5 presentaron complicaciones de salud.

La emergencia ocurrió cuando los internos consumieron aguardiante mezclado con thinner, un diluyente que sirve para remover pinturas. Algunos de los presos afectados, quienes fueron trasladados al Hospital San Francisco de Asís de Quibdó, confesaron que esta no era la primera vez que consumían alcohol al interior del penal.

“No estoy viendo nada, desafortunadamente perdí la vista. Eramos conscientes del olor a thinner pero no pensábamos que las cosas fueran a llegar hasta allá“, confesó Eliécer Artegada, uno de los afectados.

Los internos que murieron por la ingesta del aguardiante con thinner fueron identificados como Luis Narciso Mosquera y Pedro Antonio Mosquera. Los presos que al parecer perdieron la visión están siendo tratados en varios centros médicos de Chocó, mientras se teme que la cifra de afectados pueda aumentar.

Tras la emergencia, en Quibdó avanza una reunión entre la Policía y el INPEC para determinar si los guardianes permitían el consumo de licor al interior de la cárcel Anayansy. De igual manera, las autoridades creen que el aguardiente fue lanzado por desconocidos desde las calles hacia el interior del establecimiento penitenciario.

Fuente Sistema Integrado de Información

RELATED POST