Sabíamos de comida o aves que querían ingresar ilegalmente cosas a una cárcel, ¿pero gatos?

Sucedió en Rusia. Según funcionarios de la Penitenciaría Federal de la República de Komi, detuvieron a un gato que pretendía ingresar ilegalmente objetos de uso prohibido en uno de los puntos de control.

El felino, inocente de toda situación, tenía pegados con cinta a su cuerpo, dos paquetes con teléfonos celulares, baterías y sus cargadores correspondientes, según explicó el portal actualidad.rt.

Ls miembros de seguridad, en un trabajo de rutina, encontraron al animal cerca de unas rejas del centro penitenciario.

Pero esta no es la primera vez que los guardias seguridad del penal han tenido que ver cómo intentan ingresar este tipo de aparatos de formas impensadas. La última ocasión fue en septiembre del año pasado, cuando encontraron un teléfono y una tarjeta de memoria en una representación de la Virgen María, ‘La Virgen de la Señal’.

RELATED POST