La empresa Tate & Lyle Sugar, se ha dispuesto a crear el primer hotel comestible del mundo, ubicado en Londres, donde todo lo que se encuentra dentro de los dormitorios se puede comer.

Según informan los dueños, casi todo el interior del establecimiento, ubicado en la capital inglesa, está hecho con tortas, pasteles y otros dulces. Cada habitación está llena de caramelos y golosinas, al igual que la decoración que también es comestible. Las ventanas son de chocolate, las bañeras están repletas de pochoclo dulce y los pisos del hotel de tres pisos están cubiertos de alfombras con merengue y decorados con esculturas de confites.

La obra llevó 900 horas de construcción y poco más de 600 kilos de azúcar para que 14 artistas pasteleros la completen.

Fuente: derf.com.ar

RELATED POST

Comments are closed.