Carlos Lucumí, quien laboró tres meses como contratista del Concejo de Cali, denunció que la concejal Patricia Molina, le quitó el 90 por ciento del salario que devengó como patinador en la corporación.

De acuerdo con el denunciante, cuyo caso fue conocido a través de Noticia Uno, Molina se apoderó de su tarjeta débito para ella retirar dinero, con la que él debía cobrar un salario mensual de 2.500.000 pesos en efectivo, del cual solo le entregó 500 mil pesos.

En el informe del noticiero nacional, se aprecian tres fotos de la concejala haciendo los retiros en un cajero automático.

Ante la gravedad de la denuncia el Procurador Regional, Raúl Fernando Núñez, aseguró que se analizará el material probatorio, para determinar un fallo ya sea de carácter absolutorio o una condena.

En tanto el presidente electo del Concejo de Cali, Fernando Tamayo, se mostró sorprendido: “yo soy el más grande contradictor de Patricia Molina en el concejo. Si hay alguien con el que Patricia Molina, se debate conceptualmente es conmigo. Los grandes debates y las grandes discusiones las tiene conmigo, porque estamos colocados en polos opuestos. Yo soy de derecha, Patricia es de izquierda”.

Agregó que: “Yo sé cómo vive Patricia Molina, se que para sobrevivir vende trucha, se que su sueldo lo comparte con funcionarios. Entonces habrá que escuchar cual es la versión que tiene Patricia, porque a mí me cuesta muchísimo trabajo creer la situación que se denunció”.

De comprobarse la veracidad de la situación denunciada, la concejala por el Polo Democrático se vería abocada a sanciones disciplinarias y hasta penales, explicó el presidente del Concejo de la capital vallecaucana.

Por su parte la versión entregada por la concejal, es que este funcionario no asistía para cumplir con sus labores en el concejo de Cali y que solo cobraba su dinero.

Fuente Sistema Integrado de Información

RELATED POST