El día 9 mayo de este año, funcionarios de la policía en la ciudad de Popayán fueron alertados sobre el atentado del que sería victima una docente de esta capital. En ese momento unidades de la Sijín, asumieron la investigación para determinar quién estaba detrás del plan para asesinar a la mujer.

Interceptaciones de llamadas telefónicas realizadas desde el celular del exnovio de la profesora, permitieron evidenciar que este sujeto, venía estudiando la manera para acabar con la vida de su expareja, la cual se negaba a regresar, tras varios meses de la ruptura amorosa. El hombre identificado como Ricardo Alfonso Zambrano y de profesión fisioterapeuta, contactó a dos sicarios residentes en Popayán, para que se encargaran de cometer el crimen.

La cifra pactada entre las partes por cometer el homicidio, era de 7 millones de pesos de los cuales se habían entregado más de 2.  El resto de la entrega se completaría al terminar con el “trabajo”.

Los funcionarios que hicieron parte de esta investigación tuvieron que infiltrarse para poder proteger a la mujer y no despertar la sospecha de los sicarios, quienes a diario, estudiaban los recorridos y horarios de su víctima para preparar el terreno y no fallar en el ataque.

En algunas de las comunicaciones interceptadas, se escucha como los sicarios planean de ser necesario, ingresar al colegio donde labora la docente y cumplir con el compromiso pactado.

El coronel Nelson Díaz, comandante de la Policía Metropolitana en Popayán, contó que incluso una “bruja o pitonisa” era consultada por el fisioterapeuta para conocer cuál sería el destino de su excompañera sentimental. “Utilizaban brujería para buscar la manera que esta persona muriera de una forma violenta” indicó el coronel.

Identificados los sicarios y el determinador del ataque, las unidades conocieron la fecha en la que se pretendía ejecutar el crimen. En ese momento con las pruebas ya recopiladas, se lograron obtener las ordenes de captura respectivas y prevenir de esta manera el asesinato de la docente que siempre estuvo protegida por las autoridades.

Leonardo Vergara, director de fiscalías en el Cauca, señalo que los tres capturados, entre los que está el exnovio de la mujer, deberán responder por los delitos de feminicidio agravado en grado de tentativa y homicidio agravado, también en grado de tentativa por lo que podrían pagar una pena superior a los 15 años de prisión.

Los capturados fueron identificados como Ricardo Alfonso Zambrano Astudillo, Richard Nixon Alvarado y Alexander Caldón Gómez.

Fuente Sistema integrado de información

RELATED POST