Adolfo Enrique Arrieta, señalado asesino de la niña Génesis Rúa, en hechos registrados en Fundación (Magdalena), contó su versión de los hechos. El detenido habló con el programa La Noche, de NTN24, y dio cuenta de lo que, a su juicio, sucedió el viernes anterior en el barrio El Porvenir cuando aproximadamente eran las 3:30 de la tarde.

“Yo me llamo Adolfo Enrique Arrieta García. Pido perdón al papá, a la mamá, a la familia de esa niña, y a todo el mundo. Yo realmente no sé ni lo que hice. Yo también tengo mi hijo y mi hija. Y mi familia. Y ahora no tengo nada”, aseguró Arrieta, esposado, y en medio del llanto.

“Todo el mundo me conoce en Fundación, yo no soy mala gente, la gente que me conoce muy bien sabe cómo soy. Realmente no sé qué me pasó y ahora no tengo ni casa, ni familia, ni nada. Le pido perdón a todo el mundo, de corazón. Que Dios me perdone también“, agregó el sujeto detenido, quien aseguró que su proceder fue tan extraño que él mismo le abrió las puertas de su casa a la Policía y no pensó en escapar porque ni siquiera era consciente de lo que había hecho.

Previo a sus palabras César Cadena, abogado de Adolfo Enrique Arrieta García, dijo que su defendido no tuvo aparentes motivos para asesinar a la niña Génesis Rúa, de 9 años de edad, en hechos cometidos en Fundación (Magdalena). “Me dice que estaba dormido y que de repente se despertó con gran rabia, ira, furia. Vio a la niña, la hizo ingresar a su casa y después recuerda que la estaba ahorcando. Cuando reaccionó soltó a la niña y ya era muy tarde, la niña estaba muerta”, aseguró.

Posteriormente, dijo, la policía tocó a su puerta, él abrió y las autoridades encontraron a la menor en el patio. Eran las 3:47 p.m. del día viernes 28 de septiembre. “Este señor no sabe explicar qué fue lo que le ocurrió”, dijo el abogado, quien confirmó que no está ejerciendo una defensa de oficio sino que alguien le pagó por asumir el caso, sin revelar quién.

Cadena aseguró que el sujeto detenido argumenta que le molestaba el ruido de los niños en las afueras de su casa, en el Barrio El Porvenir, por cuanto no lo dejaban dormir. Según dijo la defensa, no se trata de argumentar que él estaba loco sino de exponer lo dicho por su defendido.

Al margen de su declaración, el abogado Abelardo de la Espriella informó que asumirá el caso para que la muerte de la niña no quede impune.

 

Fuente Sistema Integrado Digital

RELATED POST