El ave en cuestión responde al nombre de Cranberry. Una pava que fue adoptada por el matrimonio Watkins después de ser hallada ‘paveando’ por una playa de estacionamiento en Inglaterra. No menor fue la sorpresa de Jerry y Dawn Watkins cuando llevaron a la pava a su casa y vieron como el ave hizo, de inmediato, buenas migas con sus dos perros labradores, Teal y Widgeon.

La amistad pava-perros fue creciendo y llegó a tal punto que Cranberry comenzó a adquirir una conducta canina y, por cierto, totalmente inusual en un ave. Le agrada salir a pasear, come alimento balanceado para perros y hasta simula “ladrar”.

Fuente: diarioveloz.com

RELATED POST