ATENCIÓN… Sin reclamar permanece en el Instituto Nacional de Medicina Legal el cuerpo sin vida de un parroquiano que fue ultimado en la puertas de un bar de la localidad de Bosa.

El joven, de unos 27 años de edad ,al parecer se enfrascó en una riña con un par de borrachos recibiendo una tanda de puñal que lo desangró cuando era llevado al hospital de Kennedy.

Mientras los dos asesinos emprendieron la fuga, el cadáver fue llevado a la Morgue, donde no ha sido reconocidos por sus parientes.

RELATED POST