Es muy común por esta época navideña engordar unos kilitos debido a la cantidad de comida que tenemos en las diferentes celebraciones, por eso te dejamos 8 tips para que no te suceda y sigas manteniendo tu figura sin dejar de comer.

1.Si ya estás a dieta mantenla y si no, espera a que acaben las fiestas pero no la dejes con el pretexto de que es una época para comer más. Intenta paliar las grandes comilonas con alimentos más bajos en calorías y tus Navidades serán un éxito.

2. Bebe entre 1,5 y 2 litros de líquido, da igual de qué bebida estemos hablando siempre que no sean calóricas: té, café, infusiones y refrescos light. El agua es la más importante, eso sí, y a ser posible sin gas.

3. Haz una cura de vitamina C, toma 1 gramo al día durante una semana. Te servirá para mejorar tu estado inmunológico y evitar la gripe en plenas fiestas. Refuerza tu energía, lo que también te ayudará a evitar las grandes resacas que suelen llevar a malcomer.

4. Sal a caminar cada dos días durante al menos 30 minutos. Un músculo que se contrae con regularidad durante 30 minutos quema muchas calorías pero, lo que es más importante, continúa quemándolas sigilosamente durante 48 horas, en menor cantidad pero día y noche. ¡Es el mejor truco para no engordar!

5. El vinagre de sidra forma parte de los remedios tradicionales cuyas virtudes se han confirmado científicamente. Dos cucharadas soperas al comienzo del almuerzo y la cena ejercen una acción detergente sobre las grasas sin actuar sobre los azúcares, lo que favorece de forma sencilla la pérdida de peso.

6. Toma una buena cantidad de salvado de avena antes, durante y después de las fiestas. ¿Por qué? Porque en cuanto el salvado de avena llega al estómago absorbe agua y aumenta 22 veces su volumen, infla y relaja el estómago lo que provoca una fuerte sensación de saciedad. En el intestino delgado, se pega a los nutrientes, reduce su paso a la sangre y continúa su camino con los nutrientes hasta su eliminación

7. Saltarse las comidas es el mayor error que podemos cometer ya que produce el efecto contrario al que queremos. Tendremos más hambre y comeremos más. Haz 5 comidas diarias, que empiecen por un buen desayuno y terminen en la cena.

8. Sobre todo no te obsesiones con la cantidad de comidas y cenas que te esperan en esta época, ni tampoco con tu peso. Disfruta, pásalo bien y come de todo, a veces tendrás que tener cuidado si te has excedido. Pero tranquila, es todo mucho más fácil de lo que crees.

Fuente: cosmohispano.com

RELATED POST