¡No fue 1 ni fueron 2 fueron 5 chinitos que le metió!