Uniformados de la Policía de Infancia y Adolescencia tuvieron que ingresar por la ventana de una vivienda ubicada en la localidad de San Cristóbal -en el sur de Bogotá- para rescatar a tres menores que permanecían encerrados en condiciones de maltrato y abandono. 

Dos niñas, una de cinco y otra de dos años de edad y un bebé de tan sólo 12 meses que se encontraban solos dentro de una casa y sin la protección de ningún adulto responsable.

“La niña de cinco años era la que se encontraba cuidando a sus dos hermanitos (…) los niños se encontraban en un estado deplorable en su presentación y con una enfermedad asociada a su crecimiento debido a la desnutrición crónica que presentan”, afirmó el teniente coronel Octavio Olaya, oficial de inspección de la Policía Metropolitana de Bogotá.

Lea también: Más de 18.000 casos de violencia contra los menores durante 2018

Las autoridades trasladaron a los menores hasta el Centro Zonal Revivir, donde fueron entregados al Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) quién asumió la custodia y protección de las dos niñas y el bebé.

Según el equipo de Defensoría de Familia que asumió el caso, los menores presentan malas condiciones de aseo y salud, por lo cual es evidente que son víctimas de maltrato y abandono por parte de sus padres y cuidadores.

También lea: ICBF, a responder en el Congreso por política de protección a la niñez

El Instituto notificó a los padres de las niñas y el bebé que debido a la condición en la que fueron encontrados, ahora los menores están bajo protección del ICBF.

El ICBF reiteró en que bajo ninguna circunstancia los niños y niñas pueden ser encerrados o abandonados, más aún cuando se encuentran en sus primeros años de vida y se encuentran en situación de vulnerabilidad.

Los padres deben garantizar la protección de los niños, niñas y adolescentes, este tipo de conductas pueden ocasionar la pérdida permanente de la custodia.

Le puede interesar: Sacerdotes no deberían tener fuero frente a casos de abuso sexual infantil: ICBF 

Las autoridades hacen un llamado a la ciudadanía para que denuncie este tipo de casos llamando a la línea de emergencias 123 o la línea 141 del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar.

Fuente Sistema Integrado de Información

RELATED POST