Por estos días Bogotá atraviesa una temporada de fuertes vientos, causando todo tipo de situaciones como la caída de parte de la escenografía de la posesión del presidente Iván Duque este martes, o varios árboles derribados que afectaron la movilidad en diferentes sectores de la ciudad.

El mes de agosto suele ser común que fuertes vientos se presenten en la ciudad, siendo escenario ideal para elevar cometa. Sin embargo, diferentes condiciones climatológicas han causado que esta vez las corrientes sean más rápidas de lo normal y que la sensación de frío sea mayor que en años anteriores.

En promedio, durante agosto julio y agosto, los meses con vientos más rápidos, la velocidad de estas corrientes son de 13.6 km/h. Sin embargo, según el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam) este mes se han registrado vientos de hasta 42 km/h. Años anteriores alcanzaron hasta 65.1 kph y no se descarta que vuelva a suceder.

Estos vientos se deben a que el verano en el hemisferio norte provoca que los vientos fríos se dirijan a la línea del ecuador, donde circulan hacia el occidente. El caso específico de Bogotá es especial, porque las corrientes ingresan por los cerros, donde descienden con mucha fuerza.

Pero la situación climática que actualmente se presenta en los llanos orientales, donde se declaró alerta roja por las lluvias e inundaciones, también afecta a la capital.

Según el Ideam, en los últimos días la humedad de la región de la Orinoquía, impulsada por los vientos, ha venido ingresando a la ciudad por el piedemonte llanero, donde se presenta una rápida evolución de nubosidad, lluvias fuertes y actividad eléctrica.

Esto implica temperaturas bajas acompañadas de cielos nublados y lloviznas, que junto a los vientos de la época provocan una menor sensación térmica. Por ejemplo, este martes 7 de agosto la temperatura mínima en horas de la tarde fue de 9 grados.

Las autoridades calculan que esta situación se extienda hasta mediados del mes de septiembre, variando la intensidad tanto de vientos y nubes. Se recomienda a la ciudadanía tomar las medidas necesarias para no resultar afectados por derrumbes, árboles caídos o daños en ventanas, en especial de edificios altos.

Fuente Sistema Integrado Digital

RELATED POST