Una artista estadounidense creó un original y polémico retrato de Benedicto XVI utilizando 17 mil preservativos de colores.

Niki Johnson se inspiró en 2009 cuando el papa emérito visitó países de África y dijo que al Sida no se le puede vencer con preservativos, y que el uso de éstos incluso podría empeorar la situación, según informaron en Infobae.

“Aquello me impulsó totalmente a hacer algo y provocar un debate”, dijo la artista a la agencia DPA. Por delante y a primera vista, nada llama la atención en la obra de arte titulada Eggs Benedict.

La obra fue realizada en una base de red y allí Niki Johnson fue tejiendo los preservativos entre las celdas.

A lo largo de los meses, la artista dice que experimentó “como lo haría un científico” con los condones de colores. La luz del sol los volvía frágiles y pálidos, así que para mantenerlos lo cerró herméticamente con argón.

Johnson reconoció que se trató de un arduo trabajo en el que trabajó 135 horas sólo para anudar los preservativos.

“Herméticamente cerrado, el retrato de preservativos podría durar hasta 50 años”, dijo Johnson.

Eggs Benedict se mostrará en junio en una galería de Milwaukee.

RELATED POST

Comments are closed.