¡Lo cambiaron por el peluche del primo!